miércoles, 26 de septiembre de 2012

¡¡ Cosmopolis !!

 


David Cronenberg posee la cualidad de transformar la carrera de los actores con los que trabaja, como ejemplos evidentes tenemos a James Woods, Jeremy Irons, Christopher Walken, Jude Law, Michael Fassbender o Viggo Mortensen. Además, les pide a todos ir al límite de sus posibilidades como interpretes, y ninguno duda en hacerlo. Pues eso es lo que ha hecho una vez más, esta vez ha sido el turno del actor crepuscular Robert Pattinson, que le ha ofrecido el papel de su vida, el que le desencadene de la atadura  a la famosa franquicia, y nos sorprende demostrándonos que puede hacer papeles serios, ya que está inmenso haciendo de Eric, un as de las finanzas, un hombre visionario con un cierto puntito, como todos los genios. Se entrega por completo a este proyecto y sale más que airoso. Es más el joven actor británico en las secuencias finales os recordará al James Woods más entregado a la causa con pistola en ristre.

 




Click en Más Información ....








Es imposible que un cineasta de su talla y talento haga un largometraje en el que deje indiferente al patio de butacas. “Cosmopolis” os gustará o la odiaréis, no hay término medio. Considero que el filme es tan genial como necesario. Es el realizador ideal para llevar este libro a la gran pantalla, al igual que pasara con “El almuerzo desnudo”. Se apodera por completo del material literario homónimo propiedad de Don DeLillo, vampirizándolo a tal grado que llega a cambiar el final y lo mejora, inclusive parece que esos diálogos han sido escritos por él. Lo digo porque en el resto de metraje encontraréis multitud de frases literalmente sacadas del libro. Pero es más, se permite introducir elementos típicos de su filmografía como la somatización o la identidad, como en la secuencia del tacto rectal.



 


Este curioso largometraje nos muestra una Gran Manzana convulsa, en pleno estado de agitación. Parece que la era del capitalismo se acerca a su fin. Eric Packer, un chico de oro de las altas finanzas se mete en una limusina blanca. Mientras una vista del Presidente de los Estados Unidas paraliza Manhattan, Eric tiene una obsesión: cortarse el pelo en su barbero al otro lado de la ciudad. A medida que pasa el día, el caos se instala, y el observa sin poder hacer nada como su imperio se colapsa. Además está seguro de que alguien va a asesinarle. ¿Cuándo?, ¿dónde? Está a punto de vivir las veinticuatro horas más decisivas de su vida.



 


El primer hecho que chocará a muchos es que prácticamente toda la acción tiene lugar dentro del enorme coche. Algunos podrán pensar a la salida que es aleatorio o arbitrario la gran variedad de personajes que se van sucediendo en la narración, sólo comparable con la que Jackson Pollock daba sus pinceladas en sus obras o con la que Mark Rothko coloreaba sus obras. Es decir, ninguna. Existe una precisión casi matemática en como van apareciendo esos personajes en la vida de Eric y que cada uno posee una pieza del puzzle, es decir, de su destino. Es impresionante su agudeza a la hora de elegir el reparto de sus películas. Todos, y cuando digo todos, es que no hay nadie que no esté perfecto en esta película, desde su protagonista pasando por Juliette Binoche que da vida a una marchante de arte amante del lujo, el sexo rápido y el dinero o a esa gran  actriz llamada Samantha Morton, que este caso se mete en la piel de una gurú de la economía mundial que vela por las decisiones económicas de las finanzas de Eric. Su rol es verdaderamente fascinante. Mención especial se merece Paul Giamatti que compone un personaje trasgresor llamado Benno Levin  y nos muestra su maestría como actor una vez más.



 


Tras esa incursión un tanto teatral que supuso “Un método peligroso”, parece que Cronenberg regresa al territorio de la fantasía porque consigue darle un halo de misterio e irrealidad al mundo que rodea a Eric, y sobre él construye su visión, su crítica sobre la sociedad actual, el sistema económico y a dónde nos va a llevar este capitalismo feroz que impera en estos momentos. Me parece muy ingenioso el uso del mito de Ícaro y su paralelismo con el personaje central de la obra. Otro de los méritos es que nos devuelve a un Howard Shore barroco e inquietante tras sus orquestales pasos por la Tierra Media, absolutamente tecnologizado, que nos recordará de inmediato a sus primeros trabajos con el realizador canadiense. En este punto quiero hacer una especial mención sobre el rap escrito por el propio Don DeLillo con música sufi, es tan curioso como pegadizo, saldréis de la sala con él en la cabeza.






Una vez más el realizador canadiense como si se tratara de un pintor expresionista abstracto busca generar emociones en el público expectante que paga por ver su cine. Se nota que disfruta huyendo de la narrativa convencional al usar lentes que exageran el tamaño del interior de la limusina y de paso imprimen un aura de irrealidad al escenario. Y por supuesto, no duda un instante en colocar a los actores en situaciones tan curiosas como surrealistas, no de forma arbitraria porque posee un sentido y un simbolismo preciso. Personalmente tengo muchas ganas de volverla a ver.



 

Frases destacadas:
Zbigniew Herbert: La rata se convirtió en la unidad de moneda.

Torval: Calles enteras desaparecerán del mapa.

Eric: Se asciende por una palabra y se cae por una sílaba.

Eric: (Los taxistas) Vienen del horror y la desesperación.

Elise Shifrin: Adquieres la información y la transformas en algo estupendo y horrible.

Eric: ¿Y por qué veo cosas que aún no han pasado?

Didi Fancher: La vida es demasiado contemporánea.

Didi Fancher: ¿Qué significa gastar dinero? Un dólar, un millón.

Eric: Una vez dijiste, el talento es más erótico si lo desperdicias.

Eric: Nos morimos cada día.

Jane Merman: Toda la economía convulsiona por una pausa para respirar.

Jane Merman: Es la pérdida de fe lo que hará que caiga el Yuan.

Eric: El tiempo es una cosa que cada vez escasea más.

Vija Kinsky: El cibercapital crea el futuro.

Vija Kinsky: Porque el tiempo es un activo empresarial.

Eric: El impulso de destruir es un impulso creativo.

Vija Kinsky: Destruye el pasado, crea el futuro.

Eric: Los hombres se vuelven posesivos.

Rap: De las calles a la Meca. Da igual donde vayas. La muerte viene a por ti.

Elise Shifrin: Hablas de ser libre. Este es tu día de suerte.

Eric: Me gusta la acción en la pintura.

Benno Levin: Todo en nuestra vida, la tuya, la mía, nos ha traído a este momento.

Eric: No he podido comprender el Yuan.

Eric: La violencia necesita una causa: la verdad.

Eric: El crimen no tiene conciencia.

Benno Levin: Ya no puedes pensar con tanta antelación.

Benno Levin : Quería que me salvaras.

Benno Levin: Tienes que morir, pase lo que pase.

Benno Levin: La importancia de la asimetría, de lo que se desvía un poco.





Videodromo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No hay mejor forma de agradecer el trabajo invertido en el Blog que dejando tu comentario. Gracias por hacerlo !!!
Anuncios y comentarios groseros u ofensivos serán eliminados.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...