jueves, 20 de septiembre de 2012

“Cosmópolis”: Perfecta asimetría

David Cronenberg continúa escalando puestos como director, adaptador de textos poéticos e incendiarios y retratista sutil de su tiempo. Incómoda pero veloz, “Cosmopolis” es la primera gran película acerca de lo que está pasando.


La trayectoria de David Cronenberg ha sido la de alguien dispuesto a escarbar siempre más, como una codicia creativa y acelerada que muchos han equiparado con los delirios de un cineasta anclado en la confianza de sus propias estéticas. Erik Packer (Robert Pattinson) desea al comienzo de “Cosmópolis” (ver tráiler) un corte de pelo, y ese capricho de niño rico preocupado por su apariencia sumerge al protagonista y al espectador en un vórtice onírico y pre-apocalíptico que lo es más, en ambos sentidos, por ser tan contemporáneo. Es el exceso de contemporaneidad lo que machaca la vida, apunta el personaje de Juliette Binoche en uno de los secos y a la vez increíblemente generosos y ambiguos diálogos, heredados de la novela de Don DeLillo, publicada en 2003.


 Photobucket


La herencia que el joven y yuppie Packer rechaza se revela como la de unas responsabilidades que Cronenberg asume en su lugar, volviéndose más comprometido que nunca con su época: se entiende “Cosmópolis” en la medida de una fantasía ci-fi, de exquisita factura, que acontece en la limusina/nave espacial de ese personaje del que nunca se sabe realmente qué siente; pero también como una tela manchada —las alusiones a Pollock en los créditos de inicio— por todas las vergüenzas de un orden social que amenaza con desestabilizarse. Y es en ese desequilibrio donde Cronenberg, como a lo largo de toda su filmografía, persigue la belleza y la rima asonante, ejercicio que ya bordó a través de los ecos de un psicoanálisis decadente en “Un método peligroso” (2011). Pues la asimetría es tan hermosa como necesaria, anuncia Paul Giamatti, cuyo papel ofrece todos los sentidos de la película y de la historia original.

Un debate artístico y político que convierte a Packer en un nuevo Hans Canstorp: alguien que, en un lugar cerrado, asiste sin estupor al derrumbe del mundo y al contagio de esa fatalidad en su propio destino. Desconcierto que se entrelaza con la sosez de Pattinson, un actor discutible, pero idóneo para representar una juventud, la de una generación y unos ideales, que se vuelve forzosamente sobrevalorada, vieja y prescindible. En su físico rocoso Cronenberg esculpe los vacíos de nuestras obsesiones tecnológicas y financieras, fundadas sobre la nada, y lo contrapone a la sexualidad de los tacones sobre las pantallas, de las conversaciones entre botellines de agua y tactos rectales, de la metáfora obvia —las ratas— contrapuesta a un final abierto que no es tal cosa. “Cosmópolis” es una obra cerrada que deja en manos del espectador la valiente obligación de decidir no qué sucede, sino qué desearía que sucediera. En el mundo imaginado por DeLillo y en éste.

Calificación: 10/10


La Butaca.net 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No hay mejor forma de agradecer el trabajo invertido en el Blog que dejando tu comentario. Gracias por hacerlo !!!
Anuncios y comentarios groseros u ofensivos serán eliminados.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...