sábado, 29 de septiembre de 2018

High life: La odisea en el espacio de nuestro tiempo

Robert Pattinson, actor de High Life, a su llegada al Festival de San Sebastián. EFE


Claire Denis supera y aniquila todas las expectativas con una prodigiosa, incómoda y fascinante parábola espacial con modales de clásico al instante. De otro modo, la única Concha de Oro posible.

El astronauta Monte acuna a su niña. "No debes beber tus propios meados ni comer tu mierda. Aunque hayan sido reciclados", le susurra. "Es tabú", dice. Y le canta. La escena discurre en el espacio, lejos, muy lejos, y sin embargo, en su intimidad y hasta ternura, tan cerca. Es sólo un momento de High life, una esquirla de una bomba extraña, de la auténtica revelación que supone la película de Claire Denis. El bebé responde. Apenas un gorjeo. Los dos vagan abandonados en la profundidad extraña y opaca de su más íntima soledad. Se aproximan a un agujero negro. Su misión es acercarse con la improbable misión de extraer energía inagotable de él (Proceso Penrose se llama). Quizá, como los peregrinos de 'Stalker', la cinta de Tarkovski, la idea no sea otra que alcanzar ese lugar (La Zona) en el que se hace realidad el mayor de los deseos. Y eso mismo, llegar a ese espacio mágico, ya es un deseo. El único posible y, por ello, el más peligroso de todos. Nada es dado ahí, sólo precisamente el deseo en su más evidente y funesta radicalidad. Tabú.


La directora de 'Los canallas' compone de este modo la más furiosa, incómoda y fascinante película no sólo de su filmografía, sino de mucho tiempo. Y todo ello sin renunciar a las señas de identidad de un cine vocacionalmente abstracto, sensorial y voluptuoso que hace que la pantalla adquiera un tacto carnal, áspero y oscuro. Casi lascivo. La película, desde su primera y electrizante escena, se comporta como un tótem, una pieza sagrada, ligeramente hermética y por fuerza preñada de significados. No todos ocultos. La voluntad de utilizar los elementos narrativos de la ciencia ficción para construir desde ellos un universo propio la colocan al lado de la literatura de Stanislaw Lem o de la nueva gramática iluminada del mismo Kubrick. Y la resonancia casi milagrosa de cada plano hacen de ella uno de esos iconos ortodoxos a los que en puridad aspiraba el mismo Tarkovski encarnado en la figura de Andrei Rublev. Y así. No es tanto entusiasmo, que también, como revelación.


Estamos en una nave espacial en un tiempo que no puede ser más que el nuestro. Un grupo de desheredados (vagabundos, condenados a muerte y delincuentes de diverso pelaje) son enviados a ninguna parte con la confusa misión de, por orden: a) ser expulsados de la Tierra como los indeseables que son; b) salvar a esa misma Tierra con el hallazgo de una solución a todos los problemas energéticos, y c) convertirse en las cobayas de un experimento genético o algo parecido que, quizá, coloque al hombre en otro lugar en la cadena evolutiva (o no). Es este último encargo el que ocupa los desvelos de una tripulación por la que aparecen en lugares estelares un Robert Pattinson inquietante y furioso, además de célibe, y una Juliette Binoche desatada y cada vez más gigante en el papel de científica con un pasado obligadamente oscuro.


Los mecanismos casi biológicos (o solo carnales) del deseo y la frustración, como en 'Un cielo interior', como en 'Los bastardos', como en 'El intruso', lo pueden todo. Los personajes viven encerrados en el laberinto de una insatisfacción existencial y espacial tan honda, grave y hasta grotesca que se diría nuestra. Ellos producen, antes que sólo eyacular, semen. Ellas son inseminadas con la lejana esperanza de que sus óvulos reaccionen. Y en este extraño juego de sumisión y desesperanza, 'High life' se aventura por un lugar nuevo, turbio, revolucionario a su modo y, sin el menor atisbo de duda, fascinante. Pocas películas tan fascinantes, por hipnóticas, por voraces, por invasivas y reveladoras en el más amplio y mejor de los sentidos.

Si se quiere la película se puede leer como el reverso catastrófico (aún más) de '2001: una odisea del espacio'. Pero a Denis, cuidado, no le interesa tanto construir metáforas como moldearlas con sus propias manos. Si aquella fantasía, la de Kubrick, quería ser una respuesta alucinadamente optimista a la necesidad de un nuevo hombre en un tiempo de cambio (hablamos de los 60), ésta es justo lo contrario. Y a la vez lo mismo. Denis replica a un mundo al borde de casi todas las crisis (de la democracia, de la inmigración, de la ecología...) con una película que es ella misma una fractura, una quiebra en el discurso común tan apocalíptico como falsamente iluminado, por populista (o populoso). El Niño de las Estrellas que anunciara Kubrick con la última aparición del monolito es ahora una niña, hija 'artificial' de un desheredado de la Tierra rumbo a la única salvación posible que, además, no es otra cosa que la aniquilación. ¿Por qué se parecen tanto la esperanza y el suicidio?

Sin ponerse dramático, lo cierto es que Zinemaldia ha encontrado su mejor Concha de Oro imaginable. ¿Qué mejor regalo para un festival de cine que una película tan relevante por totémica? Sin ánimo de comparar más de la cuenta, la Concha le sentaría tan bien a 'High life' como en su momento la Palma vistió con tanta gracia cintas como 'Pulp fiction', 'Taxi driver' o, por qué no, 'Apocalypse now'. Lo dicho, las exageraciones están para esto, para dejar por el camino párrafos exagerados. Pero felices. Veamos que hace el jurado con sus fluidos reciclados o no. Tabú.


Robert Pattinson brilla en Donostia



El actor británico, protagonista en la alfombra roja de 'High Life', de Claire Denis, que compite en la Sección Oficial.

INES RODRÍGUEZ
Jueves, 27 septiembre 2018, 22:47

Tras la espantada del miércoles, en la que a su llegada al María Cristina entró a la carrera en el hotel, lo que no les hizo ninguna gracia a los cientos de fans que se agolpaban a sus puertas, este jueves Robert Pattinson sacó a relucir todo su encanto para promocionar la cinta 'High Life'. El actor británico, acompañado de su compañera de reparto Juliette Binoche y la directora Claire Denis, se mostró simpático y cercano con sus seguidores y con la prensa en la presentación de la película.

Ya en la alfombra roja previa a la 'premiere' de 'High Life', el elenco de la película llegó con el tiempo justo para posar a la entrada del Kursaal antes de la proyección, por lo que no hubo acercamiento de Pattinson a los fans que lo aclamaban a la entrada.

Aunque mucha gente sigue conociéndolo como el chico de 'Crepúsculo', lo cierto es que Robert Pattinson ha sabido equilibrar en su currículum grandes producciones como 'Agua para elefantes', 'Bel Ami' o 'Cosmopolis', con proyectos cinematográficos más arriesgados, tal que 'Good time' o 'High Life', largometraje este último que compite por la Concha de Oro en la Sección Oficial del Zinemaldia.

Dirigida por Claire Denis ('Una mujer en África', 'Un sol interior') 'High Life' propone una historia de ciencia-ficción ubicada en el espacio profundo, donde un hombre llamado Monte y su hija Willow conviven en una nave espacial completamente aislados del resto del universo. Poco a poco el espectador irá hilando los detalles de un sórdido y oscuro experimento al que aportan talento y rostro Robert Pattinson, Juliette Binoche, André Benjamín, Agata Buzek y Mía Goth. 'High life' es una coproducción entre varios países (Francia, Alemania, Reino Unido, Polonia y EE UU) y el primer filme de habla inglesa rodado por la cineasta gala.

Tras hacer frente a un multitudinario 'photocall' en las terrazas del Kursaal, tanto el equipo técnico como artístico compareció en rueda de prensa para explicar, ora en francés, ora en inglés, algunas de las claves del largometraje.

Robert Pattinson, Juliette Binoche, Mía Goth y Agata Buzek coincidieron en señalar que el rodaje ha sido un proceso «orgánico» que ha ido creciendo a medida que avanzaba el proyecto. «Claire insistió en que nos reuníeramos antes de empezar a rodar para preparar los personajes. Cuando llegamos a plató éramos ya como una gran familia que poco a poco se iba conociendo», recordó Binoche. Por su parte la cineasta confesó que cuando comenzó a trabajar con Robert Pattinson él no comprendía el guión pero que, no obstante, «en cuanto se encendieron las cámaras, de pronto, abrazó al personaje».

En este sentido quiso dejar claro lo importante que es para un actor confiar en la persona que lleva la voz cantante. «Simplemente me rendí a ella porque la admiro».

Preguntado por los periodistas presentes en la sala, Robert Pattinson negó que su trabajo en 'High Life' haya sido complicado. «¡Ha sido muy fácil! No había una perspectiva cerrada por lo que resulta sencillo llevar algo a cabo en lo que genuinamente sabes que no te puedes equivocar». De hecho, esta falta de definición fue lo que más atrajo a Pattinson, según ha dejado entrever en la rueda de prensa. «El personaje no tiene un plan preconcebido así sentí cierta curiosidad por saber como sería trabajar sin ser demasiado cerebral». Superado el reto, ha valorado como «muy gratificante» haber podido interpretar «con absoluta libertad».

«Cada escena era un desafío porque nunca sabía dónde ibas. Yo diría que Claire no dirige, observa, creo que ella quiere que le conmueva algo que es invisible y lo busca en cada plano», ahondó, por su parte, Juliette Binoche, aunque quiso dejar claro que «si no vas en la dirección correcta Claire no se corta, te lo dice, y eso me encanta».

En ese dejar que las cosas surjan, la directora abogó porque también el espectador se abandone a la experiencia en la sala de cine. «No me parece tan importante que se entienda cada detalle de la película. A la hora de abordar el guión tuve claro que quería hacerlo de una manera astro-física, como si cruzara un agujero negro y alcanzara ese punto llamado singularidad en el que pasado, presente y futuro se unen. Quiero que el público experimente esa sensación de que no existen ni el tiempo ni el espacio. También que indague en el subconsciente de un hombre condenado, sin esperanza, pero que sin embargo tiene la gran responsabilidad de sacar adelante a un bebé».

El bebé en cuestión, ya más mayor y convertido en una preciosa cría rubia, estuvo presente en el encuentro con los medios gráficos que ha tenido lugar en la terrazas del Kursaal de San Sebastián. La pequeña Scarlett Lindsey es demasiado joven para responder a las preguntas de la prensa, pero Robert Pattinson tuvo unas cariñosas palabras para ella. «Es como trabajar con un animalito salvaje, fue una fuente constante de sorpresa e inspiración». Para quien se lo esté cuestionando, el chico rebelde de Hollywood dejó claro que no, no ha despertado en él el deseo de ser padre.

Pattinson: «No tenemos control sobre lo que piensa el público»
«¿Crees que te has liberado del estigma de 'Crepúsculo' después de interpretar a una serie de papeles tan personales?», le han preguntado a Robert Pattinson. «Eso es solo algo que dicen los demás, yo no me siento estigmatizado. Desde que accidentalmente me convertí en actor siempre he considerado que todos los personajes que interpreto son personales, pero no puedo decirle al público cómo ver algo. ¡No tengo control sobre él! A veces tengo la sensación de que es una especie de marea que unas veces dice una cosa y, otras, la contraria. Lo único que puedo hacer es agradecer a todos los que han confiado en mí, a los que han trabajado conmigo, que lo hayan hecho.

Diario Vasco

NUEVA Entrevista de Robert Pattinson, Juliette Binoche & Claire Denis #HighLife #66SSIFF



Robert Pattinson, «famoso casi por accidente»




La joven estrella compite con 'High Life', una bizarra cinta de ciencia ficción que confirma su querencia por el cine de autor tras 'Crepúsculo'

OSKAR BELATEGUI San Sebastián
Viernes, 28 septiembre 2018, 08:56

El temor a que Robert Pattinson (Londres, 1986) estuviera contagiado del virus de la sosería y el discurso taciturno de Ryan Gosling se desvanece cuando charla distendido y con un punto de ironía inglesa en las entrevistas que el actor ha concedido en San Sebastián. A sus 32 años, el británico hace mucho que se despojó de los colmillos de Edward Cullen en la saga 'Crepúsculo', que duró cinco años de 2008 a 2012. La adaptación de los libros de Stephenie Meyer le convirtió en el actor joven más deseado por jovencitas en todo el mundo, enamoradas de su pálida languidez y ademanes a lo James Dean. «Lo cierto es que antes de empezar con 'Crepúsculo' yo buscaba cualquier papel, y una vez que terminé la saga me sentí con más libertad para elegir lo que quería», recuerda. «Hice 'Cosmópolis' con Cronenberg y fue una experiencia maravillosa. Me hizo darme cuenta de que podía intentar seguir a cineastas que son mis héroes para hacer lo que de verdad quiero hacer».

Uno de esos realizadores de culto es la veterana realizadora francesa Claire Denis, que compite en San Sebastián con 'High Life', una cinta que ha arrebatado a la crítica más proclive a la droga dura en pantalla. La cinta transcurre en una nave espacial a la deriva, donde viajan reclusos que han obtenido la redención de su pena enrolándose como cobayas en un experimento genético. Pattinson encarna a un superviviente del grupo, que se queda a cargo de un bebé concebido con su esperma. La directora reconoce que al actor le costó entender el guión.

«Intenté reunirme con ella durante cuatro años y no fue fácil. 'High Life' es su primer guion en inglés y yo no hablo francés, pero estaba desesperado por trabajar con Claire. Al final, nos encontramos y pasamos horas hablando de mi papel, sobre todo de cómo iba a meterme en la piel de un personaje que supuestamente tenía 50 años, el doble de mi edad».

Denis tampoco le proporcionó muchas pistas. «Me gustan mucho sus películas, más que por la historia, por el modo en que ve los personajes, la sensualidad, la textura, las relaciones humanas…», alaba el actor. «Pude acercarme al papel de forma distinta, casi como si fuera música, con mis sentimientos. De hecho, cada vez que preguntaba a Claire por el crimen que había cometido mi personaje, ella me daba una versión diferente porque no le importaba quién había sido mi víctima. Es muy interesante hacer un papel que no te da toda la información, me gusta que la gente no sepa qué pensar de mi personaje. Eso sí, cuando vi la película me dio un poco de miedo no saber cómo tendría que responder a las preguntas de los periodistas…».

'High Life' atesora alguna impactante escena de violencia y una bizarra secuencia de sexo con la villana de la historia, la doctora que experimenta con estos conejillos de indias, encarnada por Juliette Binoche. «Cuando era un adolescente, antes de empezar a trabajar en la interpretación, mi película favorita era 'Los amantes del Pont-Neuf'», desvela el cinéfilo Pattinson. «Rodar escenas de sexo con Juliette fue una pasada: cumplí una fantasía de joven, ja, ja».

De niñero
En la película, el personaje al que da vida Pattinson es drogado con el objetivo de que la doctora le arrebate el semen para concebir un niño en el espacio. «Bueno, se supone que yo estaba dormido. Es raro, puedo decir que he sido violado por tres mujeres en tres películas distintas. Debo de ser el único actor con un registro así: es mi legado», ironiza.

Otro de los platos fuertes de 'High Life' es comprobar lo bien que se le dan al actor los niños. Sin embargo, entre los planes del exnovio de Kristen Stewart y la cantante FKA Twigs no se encuentra todavía ser padre. «Tuve libertad total con el bebé, que era hija de unos amigos míos», descubre. «Buena parte de mi tiempo entre una secuencia y otra era ejercer de niñero. No podía dejar que llorara, porque entonces no podíamos rodar, así que debía buscar formas de tranquilizarla. Fue un experimento interesante. Los niños me gustan a veces, sobre todo cuando los puedes devolver a sus padres, ja, ja».

Un repaso a la filmografía de Pattinson confirma cómo el actor que empezó con 'Harry Potter y el cáliz de fuego' huye del 'mainstream'. «Cuando se incrementa el presupuesto de una película, eso te obliga a seguir un formato predeterminado para conseguir financiación, porque todo el mundo tiene miedo de perder su dinero: cuanto más tradicional es el filme, más debes seguir la línea del dinero. Y no creo que nadie vaya a hacer una película de cien millones de dólares acerca de la recolección de semen en el espacio…». Se queda con lo que le dijo una vez David Cronenberg: «Me encanta ver cuánta gente se sale de la sala con una película mía».

Con todo, Robert Pattinson no teme alejarse del gran público con sus últimas películas. «Nunca tienes la garantía total de que vas a llegar al gran público. Incluso cuando hicimos 'Harry Potter' o 'Crepúsculo' desconocíamos que iban a ser un gran éxito. Por eso, lo más importante es elegir papeles que te gusten y sirvan para que aprendas algo de la experiencia. Yo me hice famoso casi por accidente y no he hecho nada para mantener la fama. Quizá algún día tenga que ponerme a pensar y venderme como actor, ja, ja».

El Correo

MASTERPOST: High Life en el Festival de Cine de San Sebastian #66SSIFF, #HighLife,





FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN   #66SSIFF

FOTOS

Robert llega a San Sebastian 

Photocall y Conferencia de Prensa

Más Photocall

Robert con Scarlett

+ Fotos

Robert con Juliette

PREMIERE

Más Alfombra Roja en Blanco y Negro
Más Fotos

Fuera del hotel

Retrato Oficial




Videos

Llegada de Juliette Binoche

Preparados

CONFERENCIA DE PRENSA

NUEVA Entrevista de Robert Pattinson, Juliette Binoche & Claire Denis
http://www.pattinsonworld.com/2018/09/nueva-entrevista-de-robert-pattinson.html



Prensa


harpers bazaar

Diario Vasco

Robert Pattinson: Famoso casi por accidente

Robert Pattinson el más aclamado en la alfombra roja

Robert Pattinson brilla en Donostia

La Odisea en el espacio de nuestro tiempo



Aqui puedes ver todo sobre High Life 

Fotos MQ: Robert Pattinson fuera de casa en el Festival de Cine de San Sebastián



image host image host image host image host image host image host image host image host

NUEVAS Fotos y videos Fan de Robert #66SSIFF






Rob y el equipo de 'High Life' en la web de #66SSIFF




image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host

Fuente

NUEVA Foto de Robert en San Sebastian #66SSIFF



Subida hace tres horas ... justo al momento, lo que quiere decir que Rob aún sigue aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...